Faro de Maspalomas y hoteles
Faro de Maspalomas y hoteles

“Nos han robado la posibilidad de discutir políticamente sobre turismo”

¿Cuáles son los argumentos de los representantes públicos que hablan del nuevo parque acuático+hotel como si nos fuese la vida en ello?

En la mayoría de los casos: ninguno. O mejor dicho: “son tantos y tan obvios que no merece la pena entretenerse en enumerarlos”. Un apresurado “etc, etc, etc.” después de las frases hechas “incremento de la competitividad” y “diversificación de la oferta” son al parecer argumentos indiscutibles y el interés general ha quedado sobradamente probado ante la opinión pública.

Incremento de la competitividad. ¿En serio? ¿De verdad el objetivo de los políticos canarios es que la millonaria cifra de turistas que recibimos cada año aumente? Somos conscientes de las cantidades de químicos que se vierten al mar a diario desde instalaciones hoteleras, lavanderías, restaurantes; ¿Sabemos las toneladas de basura que genera una sola planta hotelera en un día y que debemos gestionar desde los servicios públicos? ¿Sabemos el agua necesaria para mantener campos de golf, jardines y piscinas? ¿Sabemos la cantidad de suelo que se consume para este fin y que por lo tanto no podrá ser utilizado para atender las necesidades de las personas que residen aquí o simplemente preservado como parte de nuestro patrimonio y riqueza natural e histórico-patrimonial?

Diversificación de la oferta. ¿En serio? Diversificar: Variar los bienes que se producen, compran o venden con objeto de aumentar la clientela. Siendo el objetivo aumentar la clientela podemos volver a hacernos todas las preguntas del párrafo anterior. ¿Pero de verdad que un parque acuático es todo lo que se les ha ocurrido para diversificar la oferta, existiendo ya uno, a apenas 1km del que se pretende construir? Si en mi barrio hay una panadería y yo monto otra panadería, ¿Alguien pensaría que estoy diversificando la oferta de bienes que se ofrecen en mi barrio? Se podrán decir muchas cosas: se podrá hablar de libre mercado y libre competencia; se podrá decir que al aumentar la competencia subirá la calidad del pan y los precios bajarán, pagando el consumidor final un precio más ajustado al valor real del bien, por ejemplo (y todo estaría por ver). Se podrán dar muchas definiciones de lo que estaría ocurriendo, pero diversificar no sería la más adecuada.

Voy a ser justa, y aunque últimamente no se oye mucho, voy a añadir también la justificación de los empleos. ¿En serio? Volvamos a usar el ejemplo de la panadería. Si en mi barrio hay una panadería y yo monto otra panadería puede ocurrir lo que hemos dicho en el ejemplo anterior: que se produzca un ajuste de precios. ¿Pero qué ocurriría si en mi barrio no hubiese gente suficiente para hacer que las dos panaderías fuesen rentables, como es el caso de dos parques acuáticos en Gran Canaria? Pues que una tendría que cerrar. Si la nueva panadería ha creado dos empleos y la que ha cerrado tenía dos trabajadores, ¿Cuánto empleo se ha creado? 2-2=0. Pues eso, se han creado 0 empleos. Al margen de esta deseconomía que supondrá el parque acuático en San Bartolomé de Tirajana, parece que si no se construye el mentado parque, no se hará nada en San Bartolomé de Tirajana.

A lo mejor es que la mayoría de la población no sabe nada sobre las más de 5.000 camas ya proyectadas y aprobadas sólo en Bahía Feliz; nada sobre la Urbanización ya en construcción en El Hornillo Meloneras; en Las Mujeres; nada sobre la ampliación del Villa del Conde y de la construcción del Balines; nada sobre todo lo que ya está en camino en las parcelas vacías del Faro. Sólo con la mitad de este crecimiento acabaríamos técnicamente con el paro en el municipio. Estamos hablando de un modelo de más de 10 millones de visitantes que no es ni mediombiental, ni económica, ni sobre todo, socialmente sostenible .

¿Por qué nunca se ponen en contexto las actuaciones que se acometen en el territorio? Porque de hacerse, ya no se justificarían con esta birria de argumentos, que por otro lado siempre han sido los mismos, aunque nos parezcan muy nuevos, y que no sirven más que para alimentar una compleja cadena de intereses entre unos empresarios avariciosos y una clase política corrupta y/o mediocre y para justificar el lucrativo negocio de la entrega del territorio, que es de todas, de esta generación y de las futuras, sin que esto tenga que someterse a un diseño de ciudad que contenga, explicite y defienda el Interés General.

Source: Davinia Arbelo Almeida, secretaria general de Podemos San Bartolomé de Tirajana
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *