MasNews
Sanidad recuerda que el calor nocturno puede alterar el sueño y afectar a la salud
Perturba las funciones térmicas del organismo provocando que el cerebro esté alerta durante la noche, afectando a la salud física y psíquica
Calor nocturno

Sanidad recuerda que el calor nocturno puede alterar el sueño y afectar a la salud

La consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, recuerda que el calor nocturno intenso puede alterar el sueño y afectar a la salud, especialmente en las personas más frágiles como enfermos crónicos, bebés y personas mayores, y recomienda algunas medidas para mejorar el descanso nocturno en condiciones de elevadas temperaturas.

El descanso nocturno es fundamental para recuperase del desgaste físico y mental sufrido durante el día, consolidar las capacidades memorísticas y afianzar los conocimientos aprendidos. Las alteraciones del estado de ánimo, principalmente la irritabilidad, así como la incapacidad para concentrarnos correctamente y la disminución del rendimiento laboral son algunas de las consecuencias de la mala calidad del sueño provocadas por el calor nocturno que perturba las funciones térmicas del organismo y mantiene el cerebro en alerta durante la noche.

Las complicaciones para conciliar el sueño son mucho mayores en épocas de calor debido a las dificultades del organismo para regular la temperatura corporal ideal durante las horas nocturnas: 37 grados, para lo que la temperatura externa debe situarse entre los 20 y los 22 grados.

La vasodilatación y la transpiración mediante el sudor son los principales mecanismos que permiten al cuerpo humano disminuir la temperatura interna. Sin embargo, el calor perturba estas funciones térmicas del organismo provocando que el cerebro esté alerta durante la noche, impidiendo el descanso.

Medidas para mejorar el descanso nocturno en episodios de calor

Darnos una ducha con agua tibia o mejor fría antes de acostarnos.

Evitar comidas copiosas antes de acostarnos, eligiendo platos ligeros como ensaladas, zumos de frutas, o gazpachos.

Es importante mantenerse bien hidratado, consumiendo agua o bebidas isotónicas con frecuencia, incluso antes de acostarnos.

Para una buena ventilación del dormitorio, es aconsejable que las puertas y ventanas permanezcan cerradas durante el día, y abrirlas si refresca por la noche.

Para generar frescor en el dormitorio se pueden colocar toallas húmedas al lado de la cama, e incluso humedecer ligeramente las sábanas y cortinas antes de acostarnos.

Para mejorar la sensación térmica se pueden utilizar emplear ventiladores nebulizadores o de agua, ya que la evaporación del agua genera frescor

Los aparatos electrónicos, desde ordenadores y tabletas hasta televisores o altavoces, producen calor, más aún si se dejan cargando durante la noche, pudiendo llegar a aumentar hasta casi dos grados la temperatura ambiente.

Los teléfonos móviles, que generalmente suelen acompañarnos en la mesilla, también son una amenaza constante para un buen sueño, por lo que lo más adecuado es apagarlos antes de dormir, al igual que el resto de aparatos electrónicos.

Para evitar el aumento de la temperatura corporal en días de mucho calor, recuerde evitar la práctica de ejercicio durante las tres o cuatro horas antes de irnos a dormir.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *