MasNews
Centro Cultural Pancho Guerra
Centro Cultural Pancho Guerra, en la Villa de San Bartolomé de Tirajana (Tunte)

El nuevo Centro Cultural Pancho Guerra abre como referente arquitectónico de las medianías

El nuevo Centro Cultural Pancho Guerra abrió sus puertas durante la tarde-noche de este sábado en el casco histórico de Tunte. Se trata de un edificio de tres plantas con una superficie útil de unos 2.930 m2, llamado a convertirse en un elemento emblemático, promocional y cohesionador de las medianías del municipio por su llamativa arquitectura típica canaria.

La apertura de esta nueva instalación municipal se llevó a cabo mediante una visita guiada dedicada a los vecinos. El centro oferta un Aula de Estudios Canarios, biblioteca, un salón de conferencias y espectáculos con aforo para 200 usuarios, distintas salas para exposiciones, varias aulas-taller y dispone de un aparcamiento subterráneo para treinta vehículos.

El alcalde Marco Aurelio Pérez destacó que la nueva dotación municipal moderna y polivalente, sustituye y mejora a la antigua Casa de la Cultura, la primea que el Ayuntamiento edificó con vocación de expansión cultural en el municipio en 1977. “Pretendemos que el nuevo Centro, adaptado al siglo en que vivimos, se potencie en las vertientes más cívica y cultural, y que se convierta como el espíritu literario de Pancho Guerra en un faro de objetivos y sueños colectivos e individuales, y en un claro referente cohesionador e identificador de lo canario”, dijo.

Atractivo turístico

Marco Aurelio Pérez apuntó que la nueva edificación cultural, ensamblada en el corazón urbano de Tunte, justo en frente de la recién remodelada plaza nueva, la Casa Consistorial, el Museo Casa de Los Yánez, y la Iglesia y Plaza de Santiago, contribuirá junto a las obras de adoquinado de las calles centrales, la instalación general de la red wifi y la recuperación del Hotel Rural El Molino “a poner en valor el casco histórico del municipio como un polo de atracción turística”.

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana procedió al derribo de la vieja Casa de la Cultura por los elevados costes que conllevaba recuperarla solventando los graves problemas de humedad y desconchados que afectaban al edificio apuntalado, debido al paso del tiempo, la climatología y sobre todo la maleabilidad de los materiales arquitectónicos que en su día se emplearon.

En los trabajos de cimentación, levantamiento, remates, iluminación y dotación mobiliaria del nuevo Centro Cultural se ha realizado una inversión pública cercana a los 2,7 millones de euros. Unas dependencias anexas al Centro también albergan el futuro tanatorio municipal de Tunte.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *