Playa y Faro de Maspalomas

Opinión: “En Canarias, el turismo es una actividad equivocada…”

Maspalomas News publica la reflexión de un ilustre canario, Domingo Hernández Peña, experto entre otras cosas en el sector turístico (fuente: www.returcan.org).

En Canarias, el turismo es una actividad equivocada, o, cuando poco, desactualizada o anticuada. Los principales equívocos son dos: la idea de que con más turistas hay más progreso, y la estrategia de la intermediación, que es un verdadero peligro, sobre todo cuando quien intermedia es quien transporta.

No puede haber más progreso con más turistas (o solamente habrá pequeños avances) si lo que se intensifica es nada más que el negocio del transporte, por un lado, y el de la hotelería, por otro, y no el consumo general (el mismo consumo de los residentes) con la participación plena de todo el comercio, de toda la industria y de todos los servicios de toda la economía del Archipiélago.

No tendremos más progreso, nunca, mientras sigamos regalando sol y playas y no empecemos de una vez por todas a vender alguna cosa – a diversificar la oferta…

El turista no consume libremente el producto canario

No es técnicamente turismo, ni es interesante como tal, en lo social, en lo cultural y en lo económico, aquello que no sea, ante todo y por encima de todo, el incremento de la población flotante, para que se incremente el consumo general, para que, con una misma oferta de bienes y servicios, se puedan incrementar la riqueza y el bienestar.

Pero no es eso, exactamente, lo que ocurre con el llamado turismo canario. En Canarias, la prioridad de esa actividad no es ni puede ser el consumo libre, espontaneo, diversificado y creciente, porque apenas hay contacto entre la población flotante y la población residente. Los operadores no permiten ese contacto, o al menos no lo ven con buenos ojos, porque su negocio es otro. Y por eso siguen manipulando a sus clientes en grupos, en manadas, como si fueran masa sin criterio, del mismo modo que los manipulaban cuando la libertad individual y el conocimiento no eran lo que ahora sí son. Y por eso no hay participación de la mayoría de los residentes, ni de todos los sectores productivos del Archipiélago…

Tenemos que aprovechar las ventajas de Internet para no ser dependientes

No puede haber más progreso, ni habrá más progreso real y sostenido, mientras la demanda turística esté controlada y manipulada por los viejos intermediarios de una época trasnochada, en la que ni siquiera existía Internet.

Habiendo Internet, y al haberse incrementado el nivel cultural medio de los turistas, los intermediarios son sencillamente innecesarios, además de perniciosos…

El turismo, tal y como funciona en Canarias, donde los empresarios del sector mandan más que los alcaldes, seguirá siendo cada vez más destructivo que constructivo. Para remediar semejante amenaza serian necesarias dos cosas: que la idea de consumir – repito – sustituya a la idea de viajar y de dormir, y que la comunicación sustituya a la intermediación.

Las dos cosas son difíciles, porque los panaderos canarios, por ejemplo, no tienen la sensibilidad turística que sí tienen los panaderos baleares, y porque la Prensa del Archipiélago sigue sin enterarse de lo que pasa a su alrededor… O, al revés, sólo sabe de lo que pasa a su alrededor…

Domingo Hernández Peña

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *