Los chiquillos limpian las Dunas de Maspalomas

Estudiantes de Maspalomas aprenden a proteger la Reserva de las Dunas

Los chiquillos limpian las Dunas de Maspalomas
Los chiquillos limpian las Dunas de Maspalomas

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana está incentivando durante este curso escolar un proyecto de limpieza y protección medioambiental de la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas con la participación e implicación directa de los centros educativos del municipio. Durante la última semana lo han hecho 50 alumnos del CEIP Oasis de Maspalomas y 42 del CEIP El Matorral, informa el gabinete de prensa municipal.

Dicho proyecto está encaminado a dar a conocer a los estudiantes locales la riqueza medioambiental de la Reserva pero, sobre todo, los graves peligros que se ciernen sobre ella, para su conservación y sostenibilidad presente y futura, debido a los usos humanos intensivos y desnaturalizantes de su ecosistema y paisaje.

Entre los principales males de la Reserva destacan el trasiego de personas sobre las dunas, la confección de grafitis y goros de piedras desplazando de sitio los cantos rodados, el arrojo indiscriminado de todo tipo de desechos y restos de consumo, y de forma cada vez más preocupante las micciones humanas en los balancones vegetales, que son los que permiten la creación de las dunas.

Eso lo aprenden los estudiantes de forma teórica y práctica, primero de un modo muy visual y lúdico en sus centros de enseñanza, y después sobre el propio terreno de la Reserva, entrando en contacto directo con sus elementos naturales, tanto en su centro de interpretación como en el espacio dunar, en el interior del Parque Tony Gallardo y en el área de observación de La Charca de Maspalomas.

Referente insular

Durante estas visitas guiadas, los estudiantes no solo conocen del origen, normas de conservación y actual estado de afección de la Reserva, sino que incluso colaboran directamente en su mantenimiento mediante la retirada manual de las piedras que los turistas desplazan de un sitio a otro para configurar goros de hospedaje contra el viento, y frases y grafitis pétreos que atentan contra la conservación de su frágil ecosistema.

Solo en lo que va de año ya han pasado por el centro de interpretación de Las Dunas cerca de medio millar de estudiantes. Durante la última semana lo han hecho 50 alumnos del CEIP Oasis de Maspalomas y 42 del CEIP El Matorral, que retiraron un promedio de unos 10 kilos de piedras por clase. Cada grupo de escolares suele actuar en un radio de acción de unos 75 metros en función del número de participantes.

Miriam Pérez, profesora del CEIP El Matorral, aplaude la idoneidad de este proyecto de educación para la sostenibilidad que se incluye en el programa de talleres que oferta el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana dentro de su programa medioambiental ‘Por un municipio limpio y sostenible’.

“Este proyecto debería extenderse a todos los centros educativos de la isla para que participaran activamente en él los padres y todas las comunidades educativas, porque la Reserva de Las Dunas es uno de los referentes de Gran Canaria y parece que pensáramos que solo es una atracción turística. Para entenderla y conservarla primero hay que conocerla”, afirma.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *