Lanzarote, tierra de vino

Las denominaciones de origen de Canarias: D.O. Vino Islas Canarias

Lanzarote, tierra de vino
Lanzarote, tierra de vino

Cuando los medios de comunicación no existían tal y como los conocemos hoy en día y no se podían por tanto difundir las excelencias de nuestros vinos canarios, lo hacían en su lugar los escritores de la época. El vino de malvasía dulce producido y elaborado en Canarias era conocido en las principales cortes europeas tras la conquista como Canary Wine o Canary y paralelamente a recorrer las más ilustres mesas de Europa de los siglos XVI y XVII recibía de los más insignes escritores de la época elogios sin igual. Autores como William Shakespeare, Walter Scott, Herman Melville, John Keats, Robert Louis Stevenson, Edgar Rice Burroughs, John Locke, Lord Byron o el mismo Góngora hacían mención a nuestro vino en sus obras.

La Asociación de Viticultores y Bodegueros de Canarias (AVIBO) entendió en los primeros años del presente siglo que esta herencia histórica merecía ser digna de una decidida y firme apuesta por el futuro del sector, vertebrando una iniciativa que consolidara el mercado regional del vino para de este modo poder afrontar con éxito la comercialización internacional, a través del desarrollo de una marca común, el Canary Wine, que permitiera proyectar un vino tan singular como es el nuestro a los mercados exteriores.

Este proyecto integrador, no excluyente, favorece las posibilidades económicas y comerciales del sector en su conjunto, beneficiando sobre todo a los viticultores, a los que se les brinda la oportunidad de vender su uva en todo el Archipiélago canario, estabilizando los niveles de venta en un mercado artificialmente segmentado y contribuyendo también a que los bodegueros afiancen de este modo y manera el desarrollo del sector vitivinícola.

La Denominación de Origen Protegida Vino de Calidad de las Islas Canarias fue creada por Orden de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, el 2 de mayo de 2011, por la que se reconoció como tal.

La DOP Islas Canarias desde su creación aspira a consolidar el mercado regional y abordar con cohesión la comercialización internacional, proyectando bajo esta marca común el vino canario a los mercados exteriores. Al ser una Denominación de Origen Protegida de adscripción voluntaria permite coexistir simultáneamente a cualquier bodega con cualquiera de las otras Denominaciones de Origen anteriormente reconocidas.

La crisis económica, de la que según todos los indicadores parece estamos saliendo, forzó medidas para la reducción de costes y el desarrollo del mercado exterior, tanto en el sector vitivinícola como en tantos otros sectores a nivel mundial, siendo pues esta DOP una oportunidad para afrontar con éxito en Canarias los desafíos que impone la nueva sociedad global en los campos económicos, comerciales y de servicios, ya que al acceder a un mercado exterior se podrá por un lado corregir los ciclos productivos, por otro reforzar la proyección y marca de nuestro singular vino canario estabilizando el mercado ganando cuota del mismo, y finalmente servir de expresión cultural de nuestra canareidad a través del vino de nuestras islas.

La DOP Vino de Calidad de las Islas Canarias inició finalmente su actividad real en la cosecha del año 2012, calificando en la misma 600.000 kilos de uva, una superficie de 220 hectáreas de viñedo y contando con 130 viticultores y 20 bodegas en su registro.

La elaboración de los vinos protegido por esta Denominación de Origen Protegida se realizará, con uvas de las variedades blancas Bermejuela, Marmajuelo, Doradilla, Forastera Blanca, Gual, Malvasía Aromática, Malvasía Volcánica, Moscatel de Alejandría, Sabro, Verdello, Vijariego Blanco, Diego, Bastardo Blanco, Baboso Blanco, Breval, Burrablanca, Listán Blanco, Pedro Ximenez, Torrontés; y de las variedades negras Castellana Negra, Listán Negro, Almuñeco, Negramoll, Tintilla, Bastardo Negro, Baboso Negro, Cabernet Sauvignon, Listán Prieto, Merlot, Moscatel Negro, Pinot Noir, Ruby Cabernet, Syrah, Tempranillo y Vijariego Negro. Todas ellas dan lugar a vinos de gran personalidad e identidad, y con una amplia gama de colores, que pueden ser blancos, rosados o tintos.

Canarias. Latitud de vida.

Alfonso J. López Torres           @AlfonsoJLT

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *