MasNews
Marcos García Guerra

Llegó Ciuca y se armó la pelotera buscando las “Escuelas del Pueblo”

Marcos García Guerra
Marcos García Guerra

MasNews -Los populares de Mogán recuerdan en su Facebook que la Escuela Municipal de Música y Danza, dirigida por Marcos García Guerra, alcanzó un reconocido prestigio a nivel regional que le ha llevado a ser la envidia de muchos otros municipios, así como a obtener grandes resultados tanto académicos cómo de participación, llegando en el último curso 2014/2015 a unos 700 alumnos y alumnas aproximadamente.

Llegó Ciuca y se armó la pelotera

Añaden en la misma red que este buen trabajo reconocido por todos, parece ser que no es así para el nuevo grupo de gobierno de Ciuca y en concreto para su concejala de Cultura, Grimanesa Pérez, que nada más llegar procede al relevo en la dirección alegando como motivo que “en su opinión personal antes estas escuelas tenían más que ver con un sistema de Conservatorio que de Escuelas del Pueblo” que es lo que busca su gobierno.

El PP de Mogán sostiene que Marcos García ha sido un pilar importante como director de la Banda Municipal, donde además de tener el respeto y reconocimiento de todos sus miembros, cuenta con el prestigio profesional para ejercer dicha función.

Despido sin dar la cara

Los conservadores concluyen afirmando que la concejala no quedó contenta solo con el relevo de Marcos García como director de las escuelas, “sino que además, a las primeras de cambio y sin dar la cara, práctica habitual de su gobierno (mediante burofax) decide despedirle de la empresa”.

Esto ha provocado que el Partido Popular haga un llamamiento a la concejala de Cultura para que urgentemente reconduzca esta situación en beneficio de la propia Banda Municipal y de todos sus miembros.

Fuente: Populares Mogán

Comentarios: 7

Responder a Razer Cancel Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Querido Marcos:
    La primera vez que escuché la banda de Mogán me dejó atónito de lo bien que sonaba. Y te aseguro que no es fácil sorprenderme con una actuación musical. Desde ese momento sentí la inquietud de formar parte de ella. En un primer momento me sentí cohibido, pues no creí que pudiera dar la talla. Una vez dentro me di cuenta que el nivel de los músicos no era demasiado alto, y que la increíble sonoridad de la banda se debía casi exclusivamente a tu buen hacer, a tu implicación, a tu tesón, perseverancia, constancia, paciencia, sabiduría… sé que hasta ponías dinero de tu bolsillo para sufragar determinados gastos. Así es como te lo agradecen… con un “burofax”.

    Estos días he tenido que aguantar comentarios del tipo: “Cada pueblo tiene lo que se merece…”, “No se hizo la miel para la boca del asno…”, “¿Qué puedes esperar de un pueblo que se fundó con la prohibición real de que sus habitantes aprendieran a leer y a escribir…?”, “Si le das una orquídea se la echarán de comer a los cerdos…” pero yo me resisto. Sé que hay muchos moganeros muy cultos y amantes de la buena música, aunque hoy no lo parezca. También soy consciente de que todavía hay mucho por hacer en esta materia. Pero no se puede tirar la toalla. Hay que seguir sembrando, regando, abonado… Más tarde o más temprano tendremos una buena cosecha que recolectar y hasta es posible que entre la cosecha se encuentre alguien, que algún día tenga que dirimir entre echar o apoyar a un Músico como director de banda y entonces podrá hacerlo reconociendo su valía y no por rencillas personales o sabe Dios qué otras razones.

    Sé lo que duele ese palmo de frío acero penetrándote entre las costillas y perforándote el pulmón hasta dejarte sin aliento y que al darte la vuelta brotan las lágrimas, no por el dolor, sino para desdibujar el rostro de quien considerabas un amigo.

    Si no me vuelves a dirigir, quiero que sepas que te agradezco todo lo que he aprendido contigo, todos los buenísimos momentos que he pasado en los ensayos, en lo que no eran ensayos , en las actuaciones, el extraordinario sonido que eras capaz de sacarle a este grupo de tarugos musicales, más sordos que tapias (salvo extraordinarias excepciones entre las que no me incluyo), etc. etc.

    No sé si esta banda seguirá sonando, pero si lo hace y no eres tú quien la dirige, te puedo asegurar que todas las partituras parecerán escritas en tono menor.

    Un fuerte abrazo.

  2. Creo que han sido bastantes desafortunadas las declaraciones se la Sra. Concejala Grimanesa Pérez, al señalar que <>. La historia política de este municipio está repleta de decisiones y opiniones personales de políticos que no han hecho sino anclarnos en el tiempo, imponiendo la ley del retroceso. Se trata de mejorar e innovar, dejando en aras del interés general, las represalias y las desavenencias.
    ¿A qué se refiere con una “Escuela del Pueblo”?
    ¡¡¡A una <> o <>!!!
    ¿No nos merecemos los Moganeros y sobre todo nuestros hij@s una “Escuela de Conservatorio”?, y más cuando este Municipio de Mogán, tiene el privilegio de contar con jóvenes y no tan jóvenes que despuntan en distintas modalidades deportivas y artísticas.

  3. Veo que no figura lo que estaba entre corchetes, en relación a las declaraciones textuales de la Sra. Concejala: “en su opinión personal antes estas escuelas tenían más que ver con un sistema de Conservatorio que de Escuelas del Pueblo”
    ¿A qué se refiere con una “Escuela del Pueblo”?
    ¡¡¡A una Escuela de Charanga y Pandereta o de Guitarra para Asaderos!!!

  4. No estoy a favor de que echen a nadie de ningún trabajo sino se lo merece. En este caso en concreto, ni sus companeros de trabajo aguantaban a este señor además de que la dirección del las escuelas le quedaba grande que no la dirección de la banda municipal, banda en las que muchos de sus integrantes eran músicos profecionales a los que se les pagaba.

  5. Debe ser que el Sr. Mejuto es un reputado especialista en pedagogía musical para juzgar la labor llevada a cabo por Marcos García al frente de la dirección de la Escuela Municipal de Música y Danza de Mogán, aunque después de leer su comentario, lo dudo mucho.

    Yo conozco a varios profesores de la escuela de música de Mogán y tengo cierta confianza con algunos de ellos y jamás les he escuchado una mala palabra sobre Marcos. Ni como profesional, ni como persona.

    Para su información: en la mayoría de las bandas de música se contratan refuerzos de profesionales para suplir bajas o carencias. Es una práctica habitual y no un motivo de vergüenza ni reproche y mucho menos de destitución o despido. Además, le recuerdo que ninguna de estas razones fueron las que esgrimió la Sra. concejala en su bochornosa comparecencia plenaria y en otras posteriores, no menos bochornosas, para justificar su destitución y despido. Recuerde aquello de “en mi opinión personal, el conservatorio y las escuelas del pueblo”. Y eso que tuvo todo el tiempo del mundo para preparar su respuesta. Hasta dicen que estudió arte dramático. Debe ser que aquel día le falló el apuntador y en todo caso, no parece que tenga muchas tablas. ¿No será que está usted inventando nuevas razones que justifiquen la nefasta actuación de la concejala en este asunto, toda vez que las razones esgrimidas devinieron injustificadas? Según tengo entendido el ayuntamiento ha reconocido ya el despido como improcedente, así que cualquier justificación sobra. No tenían ninguna.

    ¿Quienes le dan pena Ciuca100pre? ¿Los del PP? A mí también. ¿O se refiere a los de este periódico? ¿O a los integrantes de la banda de música? ¿O a los moganeros…? A mí la que me da pena es la concejala de “cultureta” que nos ha tocado sufrir.

  6. No suelo entrar el trapo de las gilipoleces que se escriben en fb, pero este tal Mejuto, como laconcejala en cuestión, han oido campanadas pero no saben donde.

    Como le dije en la reunión que tuvo con nosotros en la escuela (nosotros, me refiero a la Banda de la Escuela de Mogán), para juzgar a un músico hay que ser músico, por que no se juzga a una persona como persona si no como músico, y esta Sra. concejala y por lo visto sus asesores, no se si saben lo que es una corchea.

    Decir seguidas todas las sandeces que dijo y que grabadas están, es como que piense que todos somos tontos. Que crea élla que trata con ignorantes y que lo que élla diga está bien dicho,i hasta allí llega, pues en la reunión con la banda, lo que dijo lo tenía escrito,lo leyó, por cierto con poco ritmo ni entonación , pese a ser según élla la licenciatura de teatro, quizás hizo,con todos los respetos a los payasos, el grado de payasa, en fin no merece la pena emplear más tiempo.

    En fin el tiempo pone a cada uno en su sitio, no hay más que “esperar y ver venir”