Pardela volando, en Mogán

Amigos de las Pardelas enseñan a escolares de Mogán a proteger las aves marinas

Pardela volando, en Mogán
Pardela volando, en Mogán

La Asociación de Amigos de las Pardelas realizó esta semana una interesante y entretenida actividad de concienciación ambiental dirigida a la población escolar de Mogán. Dos voluntarios de esta ONG, Miguel Morata y José Morata, responsables de la recuperación de los pollos de pardela accidentados, ofrecieron una charla a los alumnos del Colegio de Educación Infantil y Primaria de Puerto Rico en la que explicaron la afección de la actividad humana al hábitat natural de estos animales, especialmente en época de nidificación. Tras la charla, los voluntarios organizaron una suelta de pardelas, en la que participaron los propios escolares.

En la actividad estuvo presente el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Mogán, Jordi Afonso. La institución municipal colabora en la protección de estos animales a través de la Policía Local, que sirve de punto de recogida, en donde los ciudadanos entregan los animales caídos que han podido rescatar para su posterior recuperación, anillado y suelta por parte de los técnicos y voluntarios medioambientales.

La costa de Mogán, especialmente entre los barrancos de Veneguera y Taurito, es lugar de nidificación de un buen número de pardelas. Estas aves marinas aprovechan las oquedades de los riscos para criar a sus pollos, que en estas fechas de octubre y noviembre comienzan a salir del nido para comenzar su vida adulta a mar abierto. No obstante, año tras año, la iluminación nocturna de las poblaciones humanas desorienta a estos animales más jóvenes y les provocan caídas. De ahí la importancia de que la ciudadanía se implique en rescatar a las pardelas accidentadas y entregarlas para su recuperación y posterior suelta en el medio natural.

La Asociación de Amigos de las Pardelas está comprometida desde hace décadas en el estudio y la conservación de las aves marinas de Canarias, fomentando también el respeto hacia el patrimonio natural de nuestro archipiélago. Las actividades de concienciación entre los escolares ayudan a implicar a la población local, desde temprana edad, en esta tarea de protección de la fauna salvaje.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *