MasNews
Olga Cáceres Peñate
Olga Cáceres Peñate

Es vital la humanización de los Recursos Humanos

Los Recursos Humanos (RRHH) en las administraciones públicas deben adaptarse a las necesidades de la administración y siempre con la visión clara que el objetivo final es el buen funcionamiento para atender las necesidades de la ciudadanía.

Este departamento es el responsable de la planificación y selección del personal adecuado para cada actividad dentro de la administración ya sea local, insular o autonómica, cada una de ella con sus especificidades teniendo en cuenta la formación, las cualidades, la profesionalidad, la experiencia, etc. Debiendo adaptarse en todo momento a la necesidad y objetivo en cada departamento y realizando una selección de personal en igualdad de condiciones y si es necesario realizar la discriminación positiva en los sectores más feminizados y en los masculinizados.

Teniendo en cuenta también las posibles necesidades a corto y largo plazo definiendo bien las funciones y responsabilidades de cada persona que trabaja en dicha administración.

Por esta razón es necesario que las administraciones cuenten con bolsas de empleo para cada puesto de trabajo, el proceso es costoso en tiempo pero necesario porque siempre tendremos la forma adecuada de cubrir una necesidad en el servicio.

Se trata de un departamento cambiante y dinámico, porque a través del mismo se realiza una adaptación constante de las necesidades y objetivos de la propia administración. Independientemente de esto, también existe una función más estable dentro de este departamento que suele ser el trabajo más administrativo como, es departamento de nominas, contratación, etc.

La organización del departamento es fundamental a la hora de garantizar su funcionamiento, teniendo en cuenta cada uno de los cometidos que desarrolla:

  1. La planificación y selección: previsión de las posibles necesidades y seleccionan al personal adecuado.
  2. La administración de personal: realización de contratos, nominas, seguros sociales, etc.
  3. Valoración y mejora: valoración del compromiso e implicación del personal, motivación e incentivación al personal para que puedan dar el máximo en sus puestos de trabajo, siempre desde el valor como persona trabajadora.
  4. Formación: estudio de las necesidades de formación del personal para que consigan desarrollar al máximo sus potencialidades, estructurando un buen plan de formación.
  5. Relaciones laborales: resolución a través de los servicios jurídicos especializadas en derecho laboral, para resolver los conflictos laborales que puedan surgir y además siendo los interlocutores con la representación legal de los trabajadores y trabajadoras y velando porque no existan desigualdades en el personal de la administración.

Para garantizar al máximo el funcionamiento, debe haber siempre una buena comunicación interna entre departamentos y con el personal.

También se hace necesario reglamentos de funcionamiento por departamento y categoría profesional, esto hace que las personal no se extralimite ni se desactualice en sus funciones y responsabilidades.

Y algo tremendamente importante es el clima laboral, el personal debe pasar una encuesta de satisfacción y actuar con un buen plan según se vea la insatisfacción laboral e intentar resolver las necesidades.

En definitiva una buena gestión de Recursos Humanos en cualquier administración publica o una empresa privada hace que la vida laboral de las personas sea más fácil y que los servicios y objetivos se cumplan. Siendo vital la humanización de los recursos humanos.

Source: Olga Cáceres Peñate, concejala de Igualdad en el Ayuntamiento de Santa Lucía
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *