MasNews
Congreso de los Diputados
Congreso de los Diputados

¿Qué hacer? y “Gazpacho Rusticano”

Maspalomas News ofrece a sus lectores dos reflexiones de Emérito Umpiérrez Peñate, vecino de La Aldea de San Nicolás

¿Qué hacer?

Qué tendríamos que hacer los españoles, para que nuestros líderes comprendan de una vez por todas que el voto de confianza depositado en la urnas a su favor no es para que hagan lo que quieran sin consideración alguna para nuestros derechos constitucionales.

Ya va siendo hora de que se dediquen a resolver los problemas que a diario nos crean, en vez de seguir arrastrando con los errores del pasado, pretendiendo hacernos creer que la historia solo tienen un lado, el que ellos quieren que aceptemos por auténtico como si fuéramos ignorantes de profesión.

Tal vez sería bueno hacerles pasar de nuevo por la escuela Primaria para que reciban de inmediato ambos lados de los incidentes históricos tal como fueron. También deberían aprender a rezar por los muertos dejándolos en paz para siempre. Si su caprichosa y burda conciencia no les deja dormir, será aconsejable que visiten un experto en las ciencias de psicología para que les ayuden a aparcar el abrumador insomnio que tanto les afecta y se puedan ya dedicar a gobernar sabiamente creando unidad y bienestar para lo cual fueron elegidos.

“Gazpacho rusticano”

Parece que los políticos españoles no quieren enterarse que sea cual sea el elegido a la Administración estatal, solo tienen permiso para gobernar y administrar los bienes e intereses nacionales de acuerdo con las leyes actuales, dentro del marco constitucional, y en caso de que alguna reforma de estos principios sea necesaria, estas se deben presentar al pueblo para ser aprobadas o no.

Estos políticos que van a prestar juramento a su propio “gazpacho rusticano” hecho en casa, no se les debe permitir ocupar ningún puesto público hasta que no obedezcan las leyes vigentes tal como están.

Para ciertas personas que siempre están dispuestas a que solo sus propios caprichos estrafalarios sean impuestos al resto de la sociedad, la única solución es la que proponía un santo varón mundialmente conocido: “Ocho horas de trabajo para ganarse el sustento; ocho hora rezando para ganarse el reino de los cielos y otras ocho horas para atender sus necesidades tales como comer, asearse y descansar, dado que con la conducta actual, solo consiguen mostrar a todas horas su inmadurez mental y falta de respeto necesaria para la convivencia con el resto de los pueblos.

Source: Emérito Umpiérrez Peñate
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *