MasNews
Pleno ordinario de la corporación tirajanera sin los dos concejales de SBTP

SBTPuede explica las graves razones por las que abandonaron el pleno ordinario

Pleno ordinario de la corporación tirajanera sin los dos concejales de SBTP
Pleno ordinario de la corporación tirajanera sin los dos concejales de SBTP

El pasado día 24 de noviembre los concejales electos por San Bartolomé También Puede (SBTP) decidieron levantarse y abandonar el pleno ordinario de la corporación tirajanera. “Por nuestra responsabilidad con los vecinos y vecinas de San Bartolomé de Tirajana creemos que estamos obligados a informarles de las razones que nos obligaron a tomar esta decisión”, destaca la nota de prensa de la agrupación de electores.

Comunicado de prensa de San Bartolomé También Puede

Dicho pleno fue convocado por el alcalde Marco Aurelio Pérez (PP-AV) sin cumplir los requisitos legales mínimos de tiempo y forma que exige la Ley y nuestro Reglamento. Se convoca un domingo, con solo un día hábil para preparar la sesión y sin tener acceso a la documentación que se va a tratar en el mismo.

Pero más allá de este hecho, los concejales de SBTP han querido denunciar una práctica cotidiana por la cual se vulneran sus derechos de participación al no cumplirse las formalidades en relación a los expedientes y en la falta de transparencia en la gestión de documentos tan relevantes como podría ser el caso de los presupuestos, el principal documento de fiscalización de que disponen los concejales y los ciudadanos y que, como muchos otros, anda bajo llave en algún lugar entre la Intervención, la Secretaría y la Alcaldía (¡y hablamos del correspondiente al del año que se vence!)

Esta cuestión no sucede solo con los concejales sino también con otros estamentos como es el propio Comité de Empresa, que también se tuvo que levantar de la mesa de negociación al no respetarse los temas fijados en el Orden del Día, cambiándose en el último momento al antojo de la Alcaldía o por carecer de la información que necesitaban para tomar las decisiones correspondientes.

También estamos esperando, desde que comenzó este mandato, a que se nos responda a nuestra solicitud por escrito de cuál es el patrimonio de esta administración local. Para conocimiento de los vecinos y vecinas hemos de decir que este documento se tuvo que poner a nuestra disposición en el mismo pleno de toma de posesión. Lo que sucede, al parecer, es que en nuestro Ayuntamiento dicho documento ni siquiera existe porque “es muy caro hacerlo”.

Además, tenemos que reiterar, para información de todos, que la práctica habitual es que los partidos que no son el del alcalde desconozcamos, hasta pocos días antes de cada pleno, ni tan siquiera el día en el que se celebrará el mismo. Lo mínimo que establece el Reglamento es que se han de tener los expedientes dos días antes del pleno, pero, como todo el mundo entenderá, ni siquiera dos días es tiempo suficiente para leer y preparar adecuadamente el mismo, especialmente con asuntos que han de ser consultados con la ciudadanía para tomar las decisiones que mejor sirvan a todos. La participación de los concejales y de la ciudadanía afectada ha de ser, a nuestro juicio, sostenida y continuada.

Se sigue produciendo así esta práctica cotidiana de menosprecio a un derecho fundamental de la ciudadanía: la participación en la gestión pública directamente y a través de sus representantes. Ni siquiera se elaboran las actas de las sesiones plenarias, ni se aprueban, ni se publican. Y este tipo de gestión, si se tratara de los asuntos personales, podría llevarlos como le parece a cada uno. Pero en ningún caso se puede hacer con la gestión de lo público, gestión que ha de estar impregnada de transparencia y justificación sin las cuales se desvirtúa por completo el sentido y el valor democrático del órgano plenario.

Y todo ello viene agravado por el hecho de que las sesiones plenarias se sigan celebrando en el casco antiguo del municipio, a más de 30 kilómetros de la ciudad con mayor número de habitantes, con mayor actividad económica, social y de la propia institución municipal, poniendo en peligro innecesariamente la vida de los concejales haciéndoles desplazarse por carreteras cuya peligrosidad es conocida por todos y limitando al mismo tiempo la participación ciudadana en los plenos.

No hablemos ya de las Comisiones Permanentes que, según el Reglamento en vigor, se han de convocar mensualmente. Reglamento que, cuando se le refiere al mismo al alcalde contesta que no nos molestemos mucho con el Reglamento porque lo ha hecho él y que, cuando ya nos lo sepamos, él lo vuelve a cambiar.

En definitiva, hemos abandonado el pleno porque, una vez más, se demuestra que la democracia en este Ayuntamiento es una broma de mal gusto. Y con el fin de seguir poniendo hechos que nos ayuden a todos a reflexionar y a tomar las decisiones que consideremos más adecuadas.

Davinia Arbelo, concejala electa por San Bartolomé También Puede

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *