Arinaga, vertido Muelle Viejo

Antonio Morales exigirá que Gran Canaria disponga de medios para evitar vertidos

Arinaga, vertido Muelle Viejo
Arinaga, vertido Muelle Viejo

El presidente electo del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, exigirá que la isla cuente con los medios necesarios para evitar los vertidos en su costa, ya que lleva cuatro derrames incontrolados en apenas un año sin que las autoridades competentes pongan remedio a la situación.

“No podemos acostumbrarnos a que se destruya nuestra biodiversidad, nuestro turismo, nuestra supervivencia”, exclama Morales.

Por ello, aunque el Cabildo no tenga competencias, Morales anuncia que pondrá en marcha las acciones necesarias para que se habiliten medios para vigilar los barcos que navegan por las aguas canarias, para que el puerto de La Luz y de Las Palmas disponga de los equipamientos precisos y para que el Estado cumpla con su obligación.

Morales subraya que en el transcurso de poco más de un año se han producido cuatro vertidos incontrolados en aguas de la isla, el primero de ellos en el Castillo del Romeral para, poco después, el espacio protegido de la Playa del Cabrón verse “anegado por el alquitrán”.

Por si fuera poco, “hace apenas un mes un pesquero ruso se hundió en nuestras aguas y aún sigue vertiendo combustible sin que ya sea apenas noticia” y, mientras este derrame se sigue produciendo, “el pasado viernes dos enormes manchas de fuel volvieron a pintar las rocas del Muelle Viejo en Arinaga, ya casi sin llamar la atención”, apostilla.

“Nos están acostumbrando, nos estamos acostumbrando y no puede ser. La desidia y el conformismo desarman y destruyen la sociedad civil”, alerta Morales, ya que a su juicio, los medios de comunicación apenas se inmutan y los vertidos empiezan a ser asumidos como fenómenos naturales.

“Y lo peor –prosigue-, es que seguimos sin instrumentos de detección y control, sin medios para actuar y sin pedir responsabilidades a los que tienen que actuar y no actúan”, tampoco “a los que improvisan, no cumplen con los protocolos adecuados, ni a los que no persiguen con contundencia a los responsables” y, al final, “termina pagándolo el más débil, el capitán del barco casi siempre”.

Por estos motivos, Antonio Morales impulsará desde el Cabildo de Gran Canaria las medidas necesarias para frenar estos vertidos incontrolados y la falta de medios para afrontarlos, ya que por las islas pasan 6.000 barcos con combustible cada año, el pesquero ruso demostró que la isla no está preparada y teme lo que podría pasar si se tratara de un petrolero de los que pasan por aguas canarias.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *