"Tambores de guerra" de los trabajadores del hotel Oasis Maspalomas

Les permitimos que hagan huelga pero sin molestar demasiado

"Tambores de guerra" de los trabajadores del hotel Oasis Maspalomas
“Tambores de guerra” de los trabajadores del hotel Oasis Maspalomas

Dedicamos nuestro primer MasNews de 2015 a los trabajadores del hotel Riu Oasis Maspalomas, en huelga indefinida desde el pasado día 29 de diciembre.

Sigue siendo incomprensiblemente estúpido que ante los extraordinarios datos de ocupación hotelera, exhibidos con orgullo por empresarios y políticos, la situación por la que atraviesa la clase trabajadora del sector turístico canario cada vez sea más trágica debido al aumento de producción, bajada de salarios y pérdida de derechos.

El grave problema no acaba ahí, porque cuando la casi totalidad de la plantilla de una empresa hotelera decide ir a la huelga indefinida, no solo tiene que preocuparse de cómo compensarán la pérdida del salario, también de defenderse de los ataques que desde distintos frentes se ponen en marcha contra su actitud reivindicativa.

Nos estamos refiriendo a la campaña de descrédito contra el grupo de manifestantes del hotel Oasis Maspalomas, que como única arma utilizaban pacíficas bocinas compradas en “los chinos” y ahora, para no molestar demasiado, tambores de procesión religiosa, bongós de orquesta salsera y una caja de resistencia para la autodefensa obrera.

Mucho se ha dicho de ellos. Lo cierto es que durante el tiempo que estuvimos allí, compartiendo el frío matinal y recibiendo los saludos y apoyos de turistas y ciudadanos, nos convencieron de que lo están haciendo bien porque es su única salida a la situación provocada por la empresa Riu, Gobierno de Canarias, Cabildo de Gran Canaria y Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

Los huelguistas, únicos protagonistas de la actualidad sureña grancanaria, nos adelantaron que volverán al trabajo ya que no saben hacer otra cosa, pero cuando ellos decidan; y que seguirán perdiendo, aunque sobre la mesa de la patronal haya más de un proyecto de construcción hotelera que dejaría las cosas mejor de lo que están.

Eso sí, en poco más de una hora y media nos demostraron que no bajan la cabeza, que no necesitan permiso para exhibir su dignidad y que conceptos tan olvidados como el de “clase trabajadora” y “autodefensa obrera” deben estar más presentes que nunca por mucho que algunos se empeñen en que no los recuerden.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *