MasNews
Antonio Estupiñán Sánchez, rabo de gato
Rabo de gato

El “rabo de gato” planta peligrosa invade canarias

La peculiar y vistosa planta “rabo de gato” está acaparando la atención, el respeto y la preocupación de todo ser humano que lo contemplamos, dicha planta es una especie invasora (Pennisetum setaceum) de la familia de las gramíneas y es de rápido crecimiento y lo podemos ver a lo largo de todo el año por su extraordinario adaptamiento germinatorio muy factible para toda clases de terrenos superficiales y abruptos incluso montañoso. Dicha planta procede del continente africano, las semillas la trajeron a estas islas hacia la mitad del pasado siglo XX como planta ornamental dentro de su singular atractivo, como decíamos en un principio es una planta invasora muy resistente y se multiplica en sus dominios de cuya extensión territorial van “ahogando” a las demás plantas silvestres y autóctonas dado su estilo defensivo y ofensivo que se adapta a toda clase de clima.

Es en regla general una planta peligrosa que está llenando los campos, barrancos, laderas y montañas de las islas canarias donde la principal preocupación es cuando está seca por los posibles riesgos de incendios como ha sucedido en varias ocasiones. En numerosos municipios de Canarias (especialmente en Tenerife) colectivos, voluntarios y asociaciones ecologistas hacen batidas para reducir y eliminar en campos, barrancos y montañas con escasos éxitos de llegar a su fin porque su semilla está por todas partes ya que una sola planta puede producir entre ocho y diez mil semillas y su larga vida oscila entre 15 a 25 años respectivamente.

Un hecho significativo de la planta “rabo de gato” lo tenemos en la isla de La Palma concretamente en su capital y zonas aledañas donde abunda considerablemente en sus carreteras viales, en sus pendientes y laderas y también en sus montañas, hecho análogo suceden en varios municipio de Tenerife, en Gran Canaria prolifera también en los barrancos, laderas y montañas así como en los bordes de las carreteras y autopista viales, en la zona turística de Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana) existe inquietud ante la expansión de esta temida planta tanto en sus laderas como barrancos de cuya germinación y crecimiento no deja crecer a las demás plantas de la zona. Asimismo llaman poderosamente la atención en el barranco canalizado de la zona industrial de Arinaga (Agüimes) donde esta planta lo cubre en la mayor parte de su itinerario, hace unos años (cuando estas plantas estaban en secano) ardió una parte de este barranco poniendo en peligro los numerosos almacenes industriales cercanos.

Tenemos por lo tanto en esta planta “rabo de gato” en una preocupación continua que de no llegar a su control o eliminación, la misma destrozará y al mismo tiempo reinará a sus anchas en nuestro geológico suelo terrícola de Canarias.

Source: Antonio Estupiñán Sánchez
Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.