MasNews
Oleg Naydenov, fuel en Maspalomas (foto: A. Cervantes)

Ben Magec exige información sobre la contaminación por el vertido del Oleg Naydenov

Oleg Naydenov, fuel en Maspalomas (foto: A. Cervantes)
Oleg Naydenov, fuel en Maspalomas (foto: A. Cervantes)

El día 15 de abril, el buque Oleg Naydenov se hundió en las aguas del sur de Gran Canaria, a 2.400 metros de profundidad, cargado con unas 1.500 toneladas de combustible del tipo fuel IFO 380, altamente contaminante. Tres meses después Ben Magec – Ecologistas en Acción recuerda que este fuel continúa saliendo en la zona del hundimiento, y que por tanto, la contaminación del medio marino sigue produciéndose.

Los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) que componen el fuel que lleva contaminado nuestro medio marino más de 90 días, representan uno de los grupos de contaminantes ambientales más importantes, calificados como cancerígenos, de gran persistencia en el medio y de gran capacidad de bioacumulación en los tejidos de los organismos vivos. Esto significa que los contaminantes disueltos en el agua son absorbidos por los organismos vivos, y a medida que subimos en la cadena trófica estos tóxicos se van acumulando en los tejidos de las diferentes especies de peces, de tal forma que pueden llegar al ser humano en concentraciones peligrosas para la salud.

Por este motivo, en dos ocasiones, Ben Magec – Ecologistas en Acción ha exigido al Gobierno de Canarias que active un plan de vigilancia integral contra la contaminación en el que se analicen las concentraciones y los vectores de penetración de estos tóxicos en el medio, así como las afecciones reales y potenciales, a corto y largo plazo, para la salud humana y los ecosistemas.

Sin embargo, ni el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ni la Viceconsejería de Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, se han pronunciado públicamente en relación al impacto del vertido sobre los recursos vivos de la zona, y la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias no ha adoptado aún ninguna medida preventiva para proteger a la población del riesgo potencial de consumo pescado y marisco contaminado.

Más bien al contrario, la propia Dirección General de Salud Pública emitió en abril una circular a las cofradías de pescadores en la que les pedía que controlaran, de manera visual y olfativa, las condiciones organolépticas del pescado desembarcado y etiquetado en los puntos de primera venta, y les “recordaba” que “es responsabilidad de la empresa alimentaria asegurarse de que los alimentos cumplen los requisitos pertinentes”, sin ofrecer, a priori, otro tipo de directrices ni apoyos al control de la contaminación de las capturas, algo que posteriormente desmintió el propio Gobierno, asegurando que se estaban llevando a cabo análisis de las especies comerciales de pescado más relevantes.

Por este motivo, la Federación ecologista considera que es hora de que los órganos competentes del Gobierno de Canarias y del propio Ministerio, informen de qué medidas se han adoptado, de qué análisis se han realizado y de sus resultados, si es que finalmente se han llevado a cabo como sería de esperar dado que nos encontramos ante un caso muy importante de riesgo potencial para la salud pública. Advierten de que lo contrario, es decir, la inacción en las funciones de vigilancia y control, conllevaría una carga de responsabilidad de primera magnitud.

En este sentido, Ben Magec– Ecologistas en Acción exige, tanto pública como formalmente a través del derecho de acceso a la información ambiental de que disponen los colectivos ecologistas, que se dé a conocer toda la información relativa al análisis y evaluación del estado de los recursos vivos de las aguas canarias afectadas por el vertido, así como de las medidas que se tienen previsto adoptar.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *