MasNews
Asamblea de Podemos Gran Canaria

Podemos Gran Canaria crece en “progresión geométrica”

Asamblea de Podemos Gran Canaria
Asamblea de Podemos Gran Canaria

Podemos Gran Canaria, a través de la carta remitida a la redacción de Maspalomas News, desea hacer llegar a la ciudadanía su más sincero agradecimiento por las crecientes muestras de apoyo y simpatía recibidas.

Carta de Podemos Gran Canaria a la ciudadanía

Tras las pasadas elecciones europeas, el número de personas que se incorpora a las asambleas de nuestros círculos y grupos de trabajo, crece en progresión geométrica; como lo hacen las muestras de simpatías expresadas a través de las redes sociales o el ofrecimiento desinteresado y generoso a sumar capacidades, energías y tiempo, a la construcción de este proyecto de participación ciudadana.

Decíamos antes de aquellos comicios, que Podemos no había nacido para convertirse en una organización política más, a imagen y semejanza de los partidos tradicionales, ni su objetivo era competir por un “trozo del pastel” en el reparto de cuotas de poder institucional. Por el contrario, se ofrecía a sí misma como un método de participación -abierta y horizontal- para contribuir al empoderamiento popular; como una herramienta al servicio de una mayoría social desposeída de sus derechos fundamentales, para convertirla en protagonista directa de la necesaria regeneración democrática de nuestra sociedad.

Hoy sabemos que esa idea, más que una utopía, era y es la expresión de una sinergia colectiva; era y es la concreción de la demanda ciudadana de un horizonte de esperanza.

Día a día, más voces y más manos se unen a Podemos y ese es justamente el capital con el que entre todas y todos, sin prisas, pero sin pausas, estamos levantando los cimientos de nuestra estructura.

La fidelidad al método asambleario, bajo los principios de máxima transparencia y horizontalidad, son las fortalezas que nos distinguen de cualquier organización al uso. Aquí todas y todos contamos, con nuestra voz y nuestro voto; no hay cúpulas dirigentes ni aparatos burocráticos en los que escalar posiciones para adquirir situaciones de privilegio y, aunque el procedimiento puede parecer lento, incluso generar cierta ansiedad en quienes se acercan buscando respuestas y acciones inmediatas, la inmensa mayoría de la gente que comprueba lo que se está haciendo, se queda para multiplicar.

En toda nuestra geografía canaria, al igual que ocurre en el resto del país, surgen nuevos círculos y grupos de trabajo, entregados a la tarea de articular la alternativa política. Poco a poco, se va comprendiendo, que por primera vez asistimos a la construcción, de abajo a arriba, de una organización auténticamente democrática y transformadora.

Por esa razón este proyecto es temido por quienes consideran la política como un coto privado y estiman que la democracia no es más que un juego formal, a través del cual obtienen sus patentes de corso para administrar nuestras vidas en virtud de las exigencias de una minoría insaciable y fagocitaria. No nos ven como una organización más a la que acomodar en el tablero, sino como un virus que amenaza su propia perpetuación y el orden al que representan. Nos consideran intrusos y un riesgo potencial para sus intereses, porque saben que detrás de Podemos, simplemente está la “gente”, dispuesta a organizarse en defensa propia.

Los ataques difamatorios a los que se nos viene sometiendo; el intento de reducir a la marginalidad nuestro proyecto, inoculando miedo y confusión a través de campañas de intoxicación informativa; lejos de debilitarnos nos vigorizan. Con todo ello, la ciudadanía, lejos de amedrentarse, abre los ojos y despierta.

Seguimos adelante en la construcción de Podemos, con ilusión y sin miedos. Seguimos adelante y sin atender a qué pueden decir de nosotras y nosotros, qué pueden inventar y cómo pueden confundir; aunque no renunciamos a tomar las medidas oportunas -las que nos otorga la ley- que correspondan. Nuestra única inquietud es cómo construir, en el menor tiempo posible, la herramienta adecuada que permita a la ciudadanía conquistar pacífica y democráticamente el poder y arrebatárselo a quienes nos oprimen. Sin embargo a la casta, lo que les quita el sueño, es lo mucho y muy grave que ya conocemos de ellos.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *