MasNews
El alcalde del municipio (izquierda) visita los trabajos en el palmeral

Voluntarios de Foresta limpian el palmeral de Arteara para evitar incendios

El alcalde del municipio (izquierda) visita los trabajos en el palmeral
El alcalde del municipio (izquierda) visita los trabajos en el palmeral

Medio centenar de ambientalistas y voluntarios de toda la isla se citaron este sábado en el Barranco de Fataga para llevar a cabo una campaña preventiva de limpieza en el palmeral de Arteara. Contaron con el apoyo técnico y material del Cabildo de Gran Canaria y del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

Este palmeral silvestre próximo a la necrópolis aborigen e incluido dentro del Paisaje Protegido de Fataga, con unos 250 ejemplares de los que el 95% son autóctonos, no recibía una actuación de este calibre desde hace más de una década.

La campaña, que se saldó con la retirada de unos 20 camiones de basura, fue organizada por la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria y contó con la estrecha colaboración del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana y de la Fundación Canaria para la Reforestación (Foresta), a los que se sumaron empresas privadas y vecinos de los pagos de La Baranda y El Aserrador preocupados y sensibilizados por el cuidado y la conservación del patrimonio natural de la Isla.

En su visita al palmeral acompañado por los concejales de Ordenación del Territorio y Políticas Ambientales, Fernando González y Saida Valido, el alcalde Marco Aurelio Pérez valoró el gran esfuerzo y la colaboración desinteresada del voluntariado, y expresó que sería “importantísimo” también que los propios vecinos de la zona, propietarios de las fincas colindantes, “contribuyesen más a menudo en la tarea diaria de limpiar sus fincas, para evitar la acumulación de residuos como los que ahora se están sacando”.

El objetivo de la campaña se centró en la retirada de los restos secos y sobre todo de las palmas caídas al suelo del palmeral, para reducir su capacidad de combustión y el riesgo de propagación de incendios con la llegada del verano y las probables olas de calor, que en esta zona de las medianías pueden superar los 35º.

Los voluntarios se metieron en faena tras una charla de unos 15 ó 20 minutos a cargo de los técnicos del Cabildo, el ingeniero forestal Orlando Marrero y el ingeniero ambiental Agustín Suárez, sobre la importancia de los palmerales en el ecosistema, los trabajos preventivos contra los incendios forestales, y sobre esta actuación en concreto.

Los restos vegetales y de palmas secas se apilaron en cargas en los costados del cauce y luego fueron retiradas en camiones hasta una zona de seguridad, donde se instaló una astilladora mecánica que convirtió la basura en compost que se devolvió a la tierra.

Durante la charla, los técnicos manifestaron la importancia de conservar los espacios naturales de los palmerales no sólo por el interés paisajístico que ofrecen, sino por su gran relevancia para la biodiversidad por la aportación que hacen a los usos de la artesanía local y para la obtención de forrajes y abono. Al respecto precisaron que esos usos de economía de supervivencia conllevaban antiguamente una limpieza casi permanente de los palmerales por parte de los propios vecinos, mientras que ahora esa tarea es sólo esporádica y efectiva por campañas institucionales y gracias a labor desinteresada del voluntariado.

La campaña de este sábado se desarrolló entre las 10:00 y las 14:00 horas, con un paréntesis para el desayuno de media mañana. Al final, los voluntarios disfrutaron de un almuerzo compartido en la zona de eventos del Camel Safari Park La Baranda.

Esta no es la primera campaña preventiva y de limpieza en el frondoso Barranco de Fataga. Los voluntarios de Foresta con el apoyo técnico y material del Cabildo y del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ya realizaron otra con anterioridad en agosto de 2012 en las proximidades del pueblo de Fataga, concretamente en los palmerales de El Molino, La Solana y Los Llanos. Se hizo dentro del Plan Insular de Tratamiento Preventivo contra Incendios y afectó a una superficie total de 59,86 hectáreas con 1.193 ejemplares de palmeras censadas, de las que 740 ya eran adultas.

Condiciones del palmeral

Respecto a las condiciones del palmeral de Arteara, los ingenieros forestal y ambiental del Cabildo, Orlando Marrero y Agustín Suárez informaron al alcalde Marco Aurelio Pérez que son “bastante buenas pese a la caída reciente de varios cogollos”.

“No se cayeron por la existencia de una plaga importante, porque no tiene nada que ver con la diocalandra ni con el picudo, y se está intentando controlar mediante podas reguladas para las que hay que pedir permiso y que se realicen por personal acreditado”, dijo Marrero.

En ese sentido, Suárez precisó que se trata del hongo Thielaviopsis (el mismo que provocó la caída de un cogollo de palmera en el Parque Santa Catalina en el año 2002), muy frecuente en la vegetación y sobre todo en los palmerales. “Los remedios fungicidas para su tratamiento son pocos, de ahí que se esté recomendando extremar las prácticas culturales en las tareas vinculadas a la poda para evitar su trasiego y fácil propagación, sobre todo a través de las herramientas y de la ropa”, dijo.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *