MasNews
Iglesia de San Antonio de Padua, en Mogán

Mogán destina 227.000 euros para la rehabilitación de la iglesia de San Antonio

Iglesia de San Antonio de Padua, en Mogán
Iglesia de San Antonio de Padua, en Mogán

La iglesia de San Antonio de Padua, el edificio de mayor valor histórico del casco de Mogán, será rehabilitada durante los próximos meses gracias al convenio de colaboración entre el Patronato de Turismo del Cabildo de Gran Canaria y el Ayuntamiento de Mogán para la mejora y el embellecimiento de los núcleos de interés turístico. Los trabajos, que se prolongarán hasta final de año, comenzaron esta misma semana, con un presupuesto de ejecución de 227.170 euros.

El edificio original, que cuenta con casi 200 años de historia, fue diseñado por el artista grancanario José Luján Pérez por encargo del Cabildo Catedral. Su construcción, culminada el 14 de mayo de 1814, fue posible gracias a la generosa aportación económica del indiano Matías Sarmiento, natural de Mogán y rico hacendado en La Habana, Cuba. La terminación de la obra, todo un acontecimiento para la época, dio origen a la parroquia de Mogán, que permitió la emancipación respecto de Tejeda, municipio al que el pueblo pertenecía por aquel entonces, y la posterior creación de un Ayuntamiento propio. Así pues, la construcción de la iglesia de San Antonio de Padua está el mismo origen del municipio de Mogán. De ahí que el templo se haya convertido en una de las principales señas de identidad de los moganeros.

Las obras de rehabilitación consistirán, entre otras actuaciones, en aligerar la cubierta de teja de la nave principal, que corría serio riesgo de derrumbamiento debido a su sobrepeso. Las actuaciones de impermeabilización del tejado realizadas en el pasado de forma inapropiada habían añadido materiales inadecuados a la estructura, provocando el deterioro del artesonado de madera del interior. La principal medida de la intervención será sustituir esos materiales añadidos en épocas relativamente recientes por nuevas soluciones más modernas y ligeras que permitan aislamiento y ventilación y garanticen la adecuada conservación del artesonado. Las maderas que conforman la estructura serán repuestas o reparadas, dependiendo del grado de deterioro que presenten.

Otra medida destacada del proyecto será el embellecimiento de las fachadas de la sacristía, que en la actualidad presenta un aspecto pobre y sin el menor interés histórico o arquitectónico. De hecho, por el espesor de los muros y su composición, se aprecia que la segunda planta de la sacristía fue levantada con posterioridad. La intervención en esta zona del edificio consistirá en nuevos remates en la cubierta, nuevas carpinterías, un balcón de madera por la fachada que da a la calle Sarmiento y Coto y un nuevo zócalo de piedra de cantería de Arucas con tratamiento de envejecimiento. La cubierta plana actual, que provoca humedades y deterioro en el forjado, será mejorada mediante una nueva impermeabilización con pendiente del 4%, colocando además gárgolas de cantería en el exterior para evacuar el agua de lluvia.

Una tercera actuación de importancia será la renovación del altillo situado en la nave principal, un espacio para coros que se encuentra en malas condiciones de conservación. Se realizará una sustitución integral del entablamiento mediante listones de tea de la misma naturaleza y formato. La escalera de comunicación con el campanario también será sustituida por otra de las mismas características y diseño.

Las obras contemplan además gran cantidad de pequeñas intervenciones adicionales que en su conjunto mejorarán el aspecto de la iglesia, devolviéndole el esplendor del edificio histórico original. Como por ejemplo la reparación de las dos puertas, tanto la principal como la puerta de sol, el reforzamiento de vigas, el revestimiento en madera de los frentes de las escaleras interiores, el arreglo de los peldaños que presenten deficiencias, la reparación de fisuras en la fachada, la colocación de zócalo de piedra de cantería, la restauración de ventanas y la realización de obras de pintura y enlucido en las paredes y techos interiores de la sacristía.

La intervención, que servirá para mejorar la imagen del casco histórico de Mogán, fue dada a conocer a los vecinos la pasada semana, en el transcurso de una reunión del alcalde, Francisco González, con los representantes de los diferentes colectivos. El propio arquitecto autor del proyecto, Enrique Spínola Cabrera, responsable de otros emblemáticos en nuestra isla, como la rehabilitación de la Plaza de Las Ranas en Las Palmas de Gran Canaria, presentó la obra con todo lujo de detalles y recogió las sugerencias y aportaciones vecinales que serán tomadas en cuenta durante la fase de ejecución.

Comentarios: 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *